Diana de Gales, historia de una princesa triste

lunes, 3 de septiembre de 2007 |

Diana Frances Spencer, hija de una familia aristócrata, nació el 1 de julio de 1961 en la propiedad real de Sandringham, este de Inglaterra.

La niñez de Diana fue difícil y muy temprano comprendió lo que significan los problemas y la infidelidad en el matrimonio.

Su padre y madre se separaron cuando era todavía una niña. La relación con su madre siempre fue áspera y su madrastra nunca la toleró. Lady Di definió su infancia como "poco feliz".

A pesar de haber nacido en cuna noble, la princesa no tuvo posibilidades de adquirir una buena formación; después de visitar escuelas privadas inglesas entre 1966 a 1978, Diana termina sus estudios en Suiza.

Sobre su rendimiento escolar, la joven solía decir de sí misma que era "tonta".

Durante dos años, de 1979 a 1981, Diana trabajó como maestra en un jardín de niños en Londres.

EL CUENTO DE HADAS

"Llorar no daña a nadie. Existe una extraña coincidencia entre los adultos para reprimir ese sentimiento". Diana de Gales, septiembre de 1991.

En la búsqueda del amor, Diana fijó sus ojos en el heredero del trono británico, el príncipe Carlos. La belleza y simpatía de la joven cautivó, al igual que muchos otros hombres, al príncipe inglés, quien no pudo resistirse al encanto de Diana.

El 29 de julio de 1981, Diana Spencer se casa con el príncipe Carlos en la Catedral de San Pablo de Londres. Tal evento es admirado por 750 millones de personas en todo el mundo que siguen la boda a través de las imágenes de la televisión.

Lo que ignoraba la joven princesa de Gales era que el corazón de su marido ya estaba prendado de Camilla Parker Bowles.

Carlos evidenciaba este poco amor cuando en una entrevista al preguntarle si estaba enamorado de Diana, contestó: "Sea lo que sea lo que signifique estar enamorado".

El 21 de junio de 1982 nace su hijo William y el 15 de septiembre de 1984 el segundo, llamado Harry.

Diana conquistó a los medios e incluso los usó para sus propios fines. "La prensa fue una especie de familia sustituta", aseveró su antiguo secretario privado, Patrick Jephson.

"La publicidad era como una droga para ella y los periodistas, la droga y los 'dealers' al mismo tiempo", dijo Jepshon.

Aunque Diana aparecía resplandeciente en las fotografías, detrás de esa imagen se escondía una chica vulnerable que padecía bulimia y sufría por su soledad.

La princesa de Gales anhelaba calidez y protección, dos cosas que le faltaban en la gélida atmósfera de la casa real británica.

Sin embargo, ella siguió aferrada a este sueño con fuerzas, incluso cuando todas las señales indicaban lo contrario y su despiadada guerra conyugal con Carlos ocupaba día a día los titulares de los diarios.

LA DESILUSION

"No creo que muchas personas deseen verme como reina. Con ello me refiero sobre todo el 'establishment' en el que entré con mi matrimonio. Para ellos soy una fracasada". Diana de Gales.

En junio de 1992 Andrew Morton publica el libro "Diana: Su verdadera historia". En el texto, con permiso de la princesa, sus amigos hablan de forma abierta y crítica sobre su matrimonio con el príncipe heredero. Al parecer, Diana intentó varias veces quitarse la vida.

El primer ministro John Major da a conocer el 9 de diciembre de 1992 en el Parlamento la separación de la pareja.

En el transcurso de estas declaraciones se revela la conversación íntima entre Diana y un amigo de la juventud.

Posteriormente, el 12 de enero de 1993 se dan a conocer fragmentos de conversaciones telefónicas íntimas entre el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles.

EL DESENLACE

"Bueno, en mi matrimonio éramos tres. Eso era un poco demasiado". Diana de Gales, 1992.

El 29 de junio de 1994, el príncipe Carlos reconoce en una entrevista de televisión que fue infiel en su matrimonio, sin mencionar con qué mujer.

El exguardaespaldas y profesor de equitación de Diana, James Hewitt, publica el 3 de octubre de 1994 el libro "Princess inn". El texto que revela su relación amorosa con Diana.

El 20 de noviembre de 1995, Diana reconoce en una entrevista con la emisora británica su romance con Hewitt y rechaza tajantemente un divorcio.

Finalmente, tras múltiples declaraciones y especulaciones en los medios, el 28 de agosto de 1996 el príncipe Carlos y Diana de Gales se divorcian.

Diana culpó a la examante de su esposo, Camila Parker Bowles, de haber destrozado su matrimonio.

LABOR HUMANITARIA

"Toda persona merece ser reconocida. Toda persona tiene el potencial para dar algo si recibe una oportunidad". Diana de Gales, diciembre de 1995.

Para muchos, Diana era el polo opuesto al duro régimen que lideraba la reina Isabel II; ella era la encarnación de la compasión y la beneficencia.

La princesa de Gales gran parte de su vida trabajó por los pobres y enfermos, sin miedo a acercarse a ellos.

En su labor altruista la princesa se manifestaba "sincera, cálida, encantadora y cariñosa". "Tenía el don de abrir las emociones de las personas", dijo alguna vez su secretario personal.

Asimismo, el periodista Andrew Marr escribió: "Fue la reina de otro país, de un país multicultural, liberal y emocionalmente abierto".

Siempre apoyó las causas nobles y nunca tuvo miedo de expresar lo que sentía. En abril de 1991 indicó sobre la suerte de los niños enfermos de SIDA: "Se les puede dar la mano, abrazarlos, Dios sabe que lo pueden necesitar".

El 8 de agosto de 1997 Diana visitó a víctimas de las minas antipersonales en Bosnia y pidió una prohibición mundial de éstas, de la misma forma que lo hizo en Angola.

EL FINAL INESPERADO

"Quiero ser reina en el corazón de las personas". Diana de Gales, entrevista concedida a la BBC, noviembre de 1995.

Durante su matrimonio y después de su divorcio, Diana fue fotografiada de todas las maneras posibles: Diana con un vestido negro corto, Diana con un chaleco antiminas, Diana con un vestido a lunares, Diana con sombrero, sin sombrero, Diana con ropa de esquí, Diana en bikini...

La última fotografía de Diana data de la madrugada del 31 de agosto de 1997. La princesa de Gales de apenas 36 años murió después de un accidente de coche con su amante, Dodi Al Fayed, en un túnel cerca del Pont de París.

Tras las noticias de su fallecimiento, Inglaterra se hunde en un duelo por la muerte de la "Princesa de Corazones".

La muerte de Diana daña la imagen de los Windsor y en especial la de la reina Isabel II, acusada de ser insensible al dolor de sus súbditos. La monarca inglesa no autorizó hacer flamear a media asta la bandera Union Jack ubicada en el techo del Palacio de Buckingham.

El 6 de septiembre de 1997 se realiza el funeral en la Abadía de Westminster en Londres. Diana de Gales, llamada "La Princesa del Pueblo" por Tony Blair, es enterrada en la propiedad familiar de Althorp en estricta intimidad.

Durante la ceremonia luctuosa, el conde Spencer, hermano de Diana, expresó que comparecía ante los presentes como representante de una familia profundamente triste, un país triste y un mundo conmocionado.

En su intervención, la reina Isabel II dijo: "Fue una persona extraordinaria, con una personalidad dotada. Ni en los buenos ni en los malos momentos perdió su capacidad de sonreír y reír o de alentar a otros con su calidez y bondad".

Su funeral, con una audiencia de dos mil 500 millones de espectadores televisivos, se convierte en uno de los acontecimientos mediáticos más importantes de la historia.

LA CONTROVERSIA

"La prensa (británica) es horrorosa. No perdona nada, sólo busca el error". Diana de Gales, entrevista con el diario francés Le Monde, agosto de 1997.

En el décimo aniversario de la muerte de Diana de Gales siguen publicándose biografías y continúan revelándose más detalles sobre su matrimonio con el príncipe Carlos y las causas de su fallecimiento.

Tal es el caso del padre de Dodi, el multimillonario egipcio Mohamed Al Fayed, quien sostiene sus acusaciones sobre la supuesta conspiración entre la familia real inglesa y los servicios secretos para asesinar a su hijo y Diana.

Asimismo, los medios publican nuevas declaraciones de los hijos de Diana, los príncipes William y Harry, quienes reiteran en cada entrevista el profundo amor que sienten por su madre.

Ejemplo de esto es el concierto efectuado a principios de julio en el estadio Wembley, que organizaron los príncipes en memoria de su madre.

Inéditas fotos sobre el accidente automovilístico han causado malestar entre la familia real británica y los partidarios de la princesa de Gales.

El príncipe Carlos, ahora casado con Camilla Parker Bowles, no ha dejado de ser juzgado por sus acciones y las comparaciones entre su nueva esposa y Diana han enriquecido las planas de los medios amarillistas en Inglaterra.

Ya 10 años han transcurrido desde el trágico accidente en donde la "Reina de Corazones" perdió la vida, quizás la atención mediática no sea la misma, pero, sin duda, el hecho continúa causando controversia en la Casa Windsor y en miles de interesados en la vida de la familia real inglesa.

Via oem